Nacionales

Un estudio comprueba el crecimiento de la conflictividad social

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) dio a conocer un informe sobre el nivel de conflictividad social en Argentina en el que comprueba un importante incremento de la protesta y la movilización durante el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período de 2016.

“Este aumento creciente se observa no sólo en el número de las protestas, sino también en la sensible cantidad de manifestantes que se movilizaron en las masivas marchas y concentraciones organizadas por los gremios docentes, la CGT y distintos movimientos sociales, y en el Paro de las Mujeres en la ciudad de Buenos Aires, incluso con replicas en otras ciudades del país”, manifiesta el documento.

La consultora que dirige el contador Hernán Letcher elabora mensualmente informes económicos y sociales sobre la coyuntura del país. Bajo el nombre “4 dígitos de conflicto – La conflictividad del primer trimestre de 2017”, el estudio revela un crecimiento del 18,4% de la protesta sociolaboral con respecto al primer trimestre del año pasado.

En el sector público se registró una mayor conflictividad que en el privado y en ese ámbito el sector de servicios es el que tiene preponderancia en la protesta.

“En el caso del ámbito privado, el sector con mayor proporción de conflictos es el industrial, uno de los más afectados por las políticas actuales, con el 30% del total”, destaca también la investigación.

En referencia a la participación gremial, el informe indica que en el ámbito público el 61% de los conflictos en los que participaron sindicatos tuvieron como protagonistas a los de la administración pública en general y el 30% a los docentes.

La Asociación de Trabajadores del Estado fue (y lo viene siendo sostenidamente desde 2016) el sindicato con mayor participación en las protestas por conflictos, con el 26% del total, seguido por los distintos gremios docentes, con particular importancia del Suteba y otros de la provincia de Buenos Aires, con 15,9%, puntualiza el documento.

Según concluye el informe, los conflictos tuvieron diversas motivaciones: la principal, las protestas por servicios públicos, que alcanzaron el 21%, relacionadas “con los cortes persistentes de energía y el tarifazo impulsado por el gobierno nacional”; “en segundo lugar, los reclamos por la persecución política social, la represión y en defensa de los derechos humanos”, que representaron el 19% de las movilizaciones, entre las que estuvieron las marchas multitudinarias en distintas ciudades en el Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia; y la tercera causa, las movilizaciones por la aplicación y/o la ampliación de la cobertura de las políticas y los programas sociales “para los sectores más vulnerables de la sociedad ante el aumento constante del costo de vida y el deterioro del mercado de trabajo”.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *