Nacionales

Tras la movilización, Macri echó a dos funcionarios con relaciones con sindicalistas

Además de las críticas vertidas por el presidente Mauricio Macri y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, el gobierno respondió a la multitudinaria marcha convocada por la CGT despidiendo a dos funcionarios cercanos a sindicalistas.

Las primeras “víctimas” de la escalada del conflicto entre la administración nacional y el sindicalismo fueron el viceministro de Trabajo, Ezequiel Sabor, y el superintendente de Servicios de Salud, Luis Scervino, quien se ocupaba de la distribución de los fondos de las obras sociales.

Sabor milita en el macrismo desde hace muchos años, surgió de la Fundación Pensar y fue subsecretario de Trabajo porteño cuando el actual Presidente era jefe de gobierno. Sin embargo, era cuestionado por integrantes del gobierno por su estrecha relación con Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.

Scervino, en tanto, es un reconocido sanitarista que proviene del riñón gremial: fue director médico de la obra social del Sindicato de Obras Sanitarias y uno de los principales especialistas de la CGT en materia de seguridad social. Su designación, apenas Macri asumió la Presidencia, fue interpretada como un gesto hacia los dirigentes cegetistas.

A pesar de los discursos en los que reitera una y otra vez la palabra “diálogo”, el desplazamiento de ambos funcionarios es una clara señal de que el jefe de Estado decidió iniciar una ofensiva de final incierto contra los representantes de los trabajadores.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *