Opinión

Solo la organización popular frenará la segunda etapa del ajuste

Por la Comisión Directiva Nacional del SOC-RA

El Sindicato de Obreros Curtidores de la República Argentina (SOC-RA) rechaza las denominadas “reformas” previsional y tributaria, aprobadas recientemente tras la extorsión llevada a cabo por el gobierno de la Alianza Cambiemos con varios gobernadores, y en medio de una brutal represión que dejó como saldo decenas de heridos de distinta consideración y más de 80 detenidos, en momentos en que se consumaba el robo a los jubilados.

De esta manera, con la aprobación exprés de estas dos “reformas”, que convierten al Congreso Nacional en una escribanía del Fondo Monetario Internacional (FMI), se profundiza el ajuste. En el caso del robo a los jubilados -disfrazado con la denominación “reforma previsional”-, el oficialismo cuenta ahora con vía libre para reducir los haberes de jubilados, pensionados, beneficiarios de asignaciones universales por hijo y embarazo, como así también de los excombatientes de Malvinas. Este proyecto prevé recortar unos 100 mil millones de pesos que iban a los bolsillos de 17 millones de compatriotas, con el único fin de pagar los gastos de la imparable deuda externa, que en dos años de gestión del presidente Mauricio Macri ya superó los 100 mil millones de dólares, poniendo en riesgo el presente e hipotecando el futuro de nuestro país y de nuestros hijos y nietos.

En el caso de la denominada “reforma tributaria”, la misma prevé -entre otros puntos- el pago del impuesto a las ganancias en el cobro de las indemnizaciones, y perdona el pago de impuestos a las grandes empresas, imponiendo a su vez un mayor pago a los productos de consumo masivo por parte de las mayorías populares.

El pasado lunes 18 de diciembre, unos 250 mil compatriotas salieron a las calles en defensa de los jubilados y los sectores más humildes de nuestra patria, en rechazo al nuevo robo contra los jubilados y los beneficiarios de asignaciones sociales, y otra vez fueron duramente reprimidos. En respuesta a esta acción, por las noches se vuelven a escuchar ruidos de cacerolas en varios barrios del Conurbano bonaerense y porteños.

La masividad que colmó las calles volvió a mostrar que el único camino posible para frenar la segunda etapa del feroz ajuste, que intenta imponer el gobierno de la Alianza Cambiemos por mandato del FMI, es la unidad del movimiento obrero organizado y las organizaciones del campo popular.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *