Nacionales

Según el ITE, en Argentina se sigue destruyendo empleo

El Instituto de Trabajo y Economía (ITE), perteneciente a la Fundación Germán Abdala, dio a conocer el Informe de coyuntura correspondiente a julio de 2017 en el que destaca que a este ritmo de crecimiento del empleo recién para fines de 2018 se alcanzarán los valores registrados en 2015. Constata, además, que el rol asumido por el Estado está centrado en propiciar la reducción de los llamados costos laborales y la flexibilización laboral.

El ITE elabora mensualmente informes de coyuntura que permiten dar cuenta de la compleja configuración de la economía nacional. En el documento de julio, destaca que “la caída del empleo registrado fue muy rápida desde fines de 2015 y la recuperación muy modesta. Hasta junio de 2016 se destruyeron 82 mil puestos (-0,2% promedio mensual) y se recuperaron 15 mil (+0,04% promedio mensual) en el resto de los meses de 2016”.

Con respecto a este año, desde el gobierno nacional propagan el crecimiento del empleo. Ante esta situación, el ITE advierte: “En la medida que se compare con el magro 2016, es posible que las variaciones interanuales del empleo sean positivas, lo cual permite al gobierno hablar de ‘creación de empleo’. Pero lo cierto es que el empleo todavía está muy por debajo de 2015. A este ritmo, recién para octubre de 2018 se habrán recuperado los puestos perdidos, pero sin cubrir el crecimiento natural de la PEA”.

EL organismo dependiente de la Fundación Germán Abdala señala que en la industria y en el resto de los sectores productores de bienes se sigue destruyendo empleo. Esto es así aún en sectores clave para este modelo económico como el alimenticio. “Se destruyeron casi 2.000 puestos de trabajo netos en 2016. Este rubro estuvo atravesado por el conflicto de Pepsico, en el cual el gobierno tomó partido a favor de la empresa: un sector que debería generar puestos de trabajo y ser la nave insignia del modelo, comienza a importar, relocaliza la producción y despide trabajadores”, reflexiona el informe.

Según la investigación del ITE, la mayor parte de las medidas adoptadas por el poder ejecutivo indicarían “que no hay lugar para un impulso industrial ‘inteligente’ desde el Estado, y que únicamente prepara el terreno para una política horizontal de reducción de los costos laborales y flexibilización de las relaciones del trabajo, sin ningún tipo de consideración para con las especificidades sectoriales”.

Con respecto al salario, el estudio analiza que en función de la época del año es lógico que “debería volver a recuperarse”, a partir de “la entrada de los nuevos acuerdos paritarios de los sectores más importantes tal como muestra la mejora en los indicadores de consumo en mayo y junio”. Sin embargo, “los nuevos aumentos regulados (prepagas, naftas) sumado a que en este invierno muchas familias se enfrentarán por primera vez a las nuevas tarifas de gas en el momento de mayor uso (el año pasado estuvo suspendido el incremento) podrían marcar un nuevo deterioro del consumo partir de julio”, concluye el informe.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *