Nacionales

Se eleva la cifra de jóvenes sin trabajo

La falta de oportunidades de trabajo genuino para los jóvenes se está transformando en un serio problema con tendencia a agravarse. Así lo ratifican diversas consultoras privadas especializadas en la temática. El Centro para Desarrollo Nacional Atenea recientemente elaboró un informe que indica que en la Argentina la tasa de desocupación juvenil es del 23,8% y casi triplica a la tasa de desempleo general que es del 8,5%. Para el director de Adecco Argentina, Francisco Martínez, la falta de puestos de trabajo para los jóvenes se ubica en el 24,6%, cuando la media regional es del 16%.

Los jóvenes entre 16 y 24 años de edad representan el 40 % de los desempleados del país, difundió el documento de Atenea, cuyo director general Damián Ledesma añadió: “Los problemas laborales en los jóvenes es un fenómeno que viene in crescendo en los últimos años. Vemos con preocupación que el Estado publicite que todos los jóvenes pueden ser emprendedores y no crea nuevos instrumentos que reviertan la precariedad y la falta de oportunidades”.

La reciente Expo Empleo 2017 tuvo una masiva concurrencia de menores de 30 años que buscaban una oportunidad laboral. “Nos vimos desbordados: en cuatro horas distribuimos el material que teníamos preparado para dos días”, comentó el gerente de Marketing y Comunicación de Adecco Argentina, Pablo Liotti.

El gobierno nacional lejos de promover la creación de trabajo para ese sector ha recortado el presupuesto destinado a generar políticas públicas para los jóvenes. Según la consultora Atenea, el programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, creado en 2008 para brindar formación y una ayuda económica, redujo sus partidas en un 14% en 2017. Otro programa, el PROGRESAR, lanzado en 2014, también sufrió un ajuste del 47% y además bajó su meta física a la mitad: de casi un millón de jóvenes alcanzados en 2016, descendió a 500 mil.

La directora del Área de Empleo de Atenea, Ana Capaldi, manifestó que “es necesario invertir en programas de formación que mejoren las condiciones de acceso al mercado de trabajo de los jóvenes. Pero deben estar acompañados de políticas económicas que promuevan la generación de más puestos de mayor calidad. De lo contrario, la situación difícilmente se revierta”.

Desde diciembre de 2015 en adelante, se han perdido miles de puestos de trabajo formal y se ha incrementado a 86.000 el número de monotributistas que se han inscripto con la esperanza de lograr facturar por alguna actividad. Las consultoras coinciden en la importancia que tiene el Estado nacional para poder revertir esta situación.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *