La Primera

Pilar: Vigiladores amenazan con medida de fuerza en una empresa del Parque Industrial

Unos 60 trabajadores, la mayoría pertenecientes a la Rama Seguridad de Fetia Pilar, amenazan con llevar adelante una medida de fuerza si, antes del 1 de diciembre, la empresa de cerámicas ILVA no da marcha atrás con su plan de implementar cambios de turnos que implicarían un retroceso en las condiciones laborales y salariales de los vigiladores que allí se desempeñan.

“Tuvimos una reunión. Hasta el momento, se logró tirar para atrás el cambio de turno que se quería implementar en perjuicio de los trabajadores. Pero todavía la empresa no tomó la decisión final de mantener el régimen de horarios como se venía sosteniendo. Si se concreta la modificación, los compañeros van a trabajar más días y más horas por el mismo sueldo”, le explicó a La Primera Lucio Rivero, uno de los integrantes de la mesa directiva de la regional pilarense de Fetia.

En ese sentido, el dirigente gremial sostuvo: “Desde el 1 del mes próximo, vamos a tomar medidas de fuerza si la empresa no da respuestas; ellos están dilatando la reunión”.

Sobre los motivos que generan el malestar de los trabajadores, Rivero agregó: “Si les cambian el turno, significaría una pérdida salarial. Lo importante es que no se modifiquen los horarios y se mantenga un canal de diálogo. Estamos en pié de guerra, nos están dando vueltas. Si la empresa no accede al petitorio, el 1 nos van a tener en la puerta de la empresa”.

Además, el referente de Fetia Pilar contó que una situación similar se experimenta con los afiliados que prestan servicio para la agencia de seguridad Securus. “Los directivos de la empresa estuvieron presionando y asustando a nuestros afiliados en distintos barrios privados, como el Santa Elena, para que no sigan con el reclamo. La empresa pretende un régimen de horarios distinto al que se está cumpliendo. Los trabajadores también quieren que se paguen las horas en negro que se les adeudan. Es una práctica muy común en las empresas de seguridad articular la presión, el miedo y los cambios de servicio, y el guardia termina aceptando”.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *