La Primera

Nuevo caso de persecución gremial: despiden a un trabajador por querer ser delegado

Los casos de persecución gremial se multiplican. Esta vez, la empresa que incurrió en esta práctica ilegal fue ILVA, ubicada en el Parque Industrial de Pilar y dedicada a la fabricación de cerámicas. La firma despidió a un supervisor afiliado a la Fetia (Federación de Trabajadores de la Energía, los Servicios y la Industria de Argentina) tan solo porque manifestó su decisión de postularse como candidato a delegado sindical.

“Hace un tiempo atrás nos habían pedido que pongamos un representante en la lista de Fetia. Todos los compañeros me eligieron como candidato a delegado, esto llegó a oídos de la empresa y, como yo tenía pocos años de antigüedad -2 años y ocho meses-, antes de que se dé la lista me despidieron sin causa; porque no había faltado nunca, no había llegado tarde nunca, entraba media hora antes, me iba una hora más tarde y no me lo pagaban como hora extra, siempre llegaba con la producción y trataba de que la máquina esté en condiciones”, le contó a La Primera Ariel Pinotti, el trabajador despedido que ahora inició a través de Fetia un pedido de reinstalación en el puesto por la vía legal.

El damnificado denunció también que el sindicato de base, Focra (Federación Obrera Ceramista de la República Argentina), actúa en complicidad con la empresa y no defiende los derechos de sus representados. “La gente de Focra está de acuerdo con la empresa. Cuando nos echaron, la gente quería salir a apoyar a los supervisores y desde Focra no los dejaron porque ellos no quieren que entre Fetia a la fábrica. Focra no nos representa”, agregó Pinotti.

El trabajador despedido manifestó también que las irregularidades en la empresa son múltiples debido a que no cuentan con las medidas de seguridad necesarias y la persecución hacia quienes reclaman por condiciones dignas de trabajo son constantes.

“Estamos pidiendo mi reinstalación pero se niegan y me mandan cartas documento desconociendo mi participación gremial. Yo estoy en el gremio, soy representante de mis compañeros y es por eso que hoy me he quedado fuera de la empresa. Vamos a seguir luchando por la vía judicial para mi reincorporación porque no hay motivo de despido. Me quisieron cambiar de función y bajarme 10 mil pesos el sueldo para poder despedirme con causa. No podemos permitir estas cosas y por eso vamos a seguir luchando”, concluyó Pinotti.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *