Nacionales

Marcha de la CGT: rechazo a la reforma laboral y plan de lucha a partir de septiembre

Fue una marcha extraña la de hoy en la Plaza de Mayo, que corrió peligro de naufragar días atrás luego de las elecciones primarias y que se terminó concretando no sin antes dejar heridas abiertas en el seno de la CGT. En el único discurso que se escuchó durante la tarde, uno de los tres secretarios generales de la central obrera, Juan Carlos Schmid, cargó duro contra el gobierno de Mauricio Macri, criticó una hipotética reforma laboral que incluiría medidas de flexibilización del trabajo y anunció un plan de lucha que se desencadenaría a fines del mes próximo y podría incluir un paro general reclamado por las bases.

“Se iniciará un plan de lucha que incluya un paro general, la reunión con legisladores y todas las medidas que sea necesarias para defender el interés nacional y el de todos los trabajadores”, señaló Schmid en el cierre de su discurso ante miles de manifestantes, luego de señalar que esas medidas tomarán forma el 26 de septiembre en una reunión del Comité Central Confederal.

Las dos CTA (Autónoma y de los Trabajadores) también se plegaron a la multitudinaria movilización, como así también la Corriente Federal de Trabajadores.

En su mensaje, el sindicalista ratificó, además, el rechazo de la CGT a “cualquier reforma laboral” tras los comicios de octubre y advirtió que el país se encuentra “frente a un Estado ausente, que hace rato se olvido de proteger a los que se levantan a la madrugada y van a construir la grandeza de la Nación”.

En ese sentido, el dirigente añadió: “El trabajo es un derecho. El desempleo, la precarización y la caída de los salarios explican el fracaso del modelo económico. El trabajo no es la explotación de unos vivos sobre los otros, sino siempre va a haber conflictos en la calle de este país”. Sobre el palco oficial, Schmid estuvo acompañado por Julio Piumato (Judiciales), Pablo Moyano (Camioneros), Víctor Santa María (Encargados de edificios), Omar Plaini (Canillitas) y Carlos Acuña (Peones de estaciones de servicios), entre otros.

Luego de algunos incidentes aislados que se dieron por la puja por llegar cerca del escenario, se entonó el Himno Nacional Argentino y tomó la palabra el triunviro de la CGT. El único orador defendió el derecho al trabajo y criticó “la explotación por parte de unos vivos” y las políticas del FMI y el Banco Mundial. “Traen la plata por un rato y después se la llevan con pala”, fustigó en uno de los puntos de su discurso.

Los ejes del los reclamos de la CGT, según el mensaje de Schmid, se resumen en los siguientes puntos: aumento de emergencia a los jubilados; que se terminen las intervenciones a los sindicatos; plena vigencia de los convenios colectivos de trabajo; defensa de las obras sociales; control de precios sobre medicamentos; y emergencia social alimentaria para los más desprotegidos.

“No venimos por más, no venimos por menos, ni por todo: venimos por la palabra empeñada ante los trabajadores, por el futuro de nuestros jóvenes, por nuestros jubilados, que apenas alcanzan a cubrir la mitad de la canasta básica y representan una llaga en la sociedad. Por eso venimos a esta plaza”, enfatizó el sindicalista.

Además, el gremialista expresó: “Nosotros queremos un cambio. Todos queremos un cambio. Queremos que se cambie la desigualdad. Cambiar justicia por injusticia. Queremos cambiar inversiones por importaciones. Venimos a buscar respuestas a la plaza, porque es la política la que va a sacar a este país de la crisis”.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *