Nacionales

La caída del empleo privado formal alcanza el máximo registro de la década

El Observatorio de Comercio Exterior, Producción y Empleo (CEPE), que depende de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), presentó un informe que revela que “la caída del empleo privado formal ya alcanza el máximo registro de la década, superando el antecedente de 2016, con una tendencia negativa que se acentúa”.

El estudio da cuenta de la destrucción de más de 130.000 puestos de trabajo registrado luego de la primera corrida cambiaria del año pasado.

En este marco, la crisis en el mercado laboral no parece encontrar fin y las expectativas de los empresarios sugieren que continuará en 2019, según el análisis del organismo universitario.

La búsqueda de personal por parte de las empresas se encuentra en mínimos históricos desde que se releva este indicador, con una caída casi ininterrumpida desde 2017.

De igual forma, las expectativas de reducción de planteles registran máximos en la serie, al duplicar la proporción en el último año y medio.

A nivel sectorial, el informe explica que se observan dos grandes motores de esta crisis laboral: la construcción, principal sostén de la recuperación de 2017, y la industria, que profundiza su contracción iniciada tres años atrás. En ambos sectores, se nota una acentuada reversión de expectativas de empleo.

“La caída del empleo asalariado actual es la más pronunciada y la más extensa de la última década. La destrucción de puestos de trabajo va a continuar del mismo modo que avanza la precarización de las condiciones”, explicó el rector de la UMET, Nicolás Trotta.

Según el catedrático, “lo más alarmante de la situación actual es que no existen perspectivas alentadoras de reinserción para los quienes que pierden su trabajo”.

“Los números del informe no hacen más que reflejar el malestar social que se vive en la calle”, concluyó Trotta.

Por su parte, la coordinadora del CEPE, Paula Español, indicó: “La crisis actual resalta tanto por la intensidad de la destrucción de empleo como por la extensión en el tiempo”. Esto indica que “el resultado de la política económica y laboral del gobierno genera solo un proceso sostenido de destrucción del trabajo”.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *