Entrevistas

Gustavo Salcedo, de Udocba: “La gobernadora ya gastó la bala de plata”

Según leyendas y tradiciones populares, la bala de plata es la única capaz de dar muerte a brujas y hombres lobo. Echando mano a esta metáfora, Gustavo Salcedo, secretario gremial de Udocba y titular de la sede San Miguel del sindicato docente provincial, aseguró durante una entrevista con La Primera que “la gobernadora (María Eugenia Vidal) ya gastó la bala de plata” en el conflicto que mantiene con los trabajadores de la educación bonaerenses, ya que no podrá volver a recurrir a la conciliación obligatoria para terminar, por ejemplo, con el paro de 72 horas que mantiene vacías desde hoy y hasta el jueves las escuelas de la provincia.

“La bala de plata la gobernadora ya la gastó, la conciliación obligatoria se puede dictar una sola vez. Por lo tanto, los gremios tenemos la facultad de continuar con las medidas de fuerza, que son una herramienta pero que no es el fin. El fin es lograr un aumento en serio de sueldo”, manifestó Salcedo en una de las oficinas de la delegación sanmiguelina que dirige.

-¿Qué sería un aumento serio?
-Con mucha preocupación, escuché en estos días que se planteaba una inflación del 37% y la gobernadora habló mal de los docentes, le faltó el respeto a los docentes, le destruyó la dignidad y la imagen pública en la asamblea legislativa porque no aceptábamos el 15%. Hay una destrucción del salario y en esta decisión, como en otras muchas, demuestra su ideología, cómo ella ve al trabajador, al docente y a la educación. Lo planteó muy claramente al decir que para qué íbamos a tener universidades en el conurbano si los pobres no llegan a la universidad; expresa su adn en estas palabras. Se intenta por todos los medios quebrar nuestro reclamo pero ya la gobernadora demuestra a las claras que presenta una amplísima incapacidad para gobernar, que es una gobernadora ausente, marketinera y que lo único que sabe hacer es llorar en los medios de comunicación, relatar el conflicto pero no lo puede resolver.

-La cuestión salarial, que ahora resurge, parecía opacada en las últimas semanas por la tragedia de la escuela 49 de Moreno…
-Los docentes han puesto por delante su seguridad, su vida y la de sus alumnos, pero siguen viviendo con sueldos miserables porque aún no se cerró la paritaria. La gobernadora esconde el problema de infraestructura detrás del tema salarial, porque planteó una conciliación obligatoria solo para evitar una medida de fuerza, porque no citó a audiencia. ¿Cómo es posible una conciliación obligatoria sin fecha de audiencia?, no ocurrió nunca a lo largo de la historia argentina. Este gobierno cerró todos los canales de diálogo, se maneja de manera unilateral, en soledad, resuelve desde atrás de un escritorio y eso implica que no atiende las necesidades reales de la gente, porque no las escuchan. Vidal solo va a las escuelas armando toda una situación, con mucha policía, cercando las escuelas tres cuadras a la redonda y escapándose por los pasillos cuando queremos ir a hacerle algún planteo. Debe escuchar a los docentes y bancarse lo que le queremos plantear porque se la eligió para que resuelva los problemas. Si vos timbreás y coucheás a los que te reciben es todo muy sencillo.

-Los dramas de infraestructura escolar en la provincia que derivaron en la tragedia de Moreno no son nuevos; ¿qué se está haciendo al respecto?
-La situación de infraestructura es una denuncia que veníamos haciendo hace años, tanto Udocba como todos los sindicatos del frente de unidad docente. Decían que los sindicatos exagerábamos, que los sindicatos poníamos este tema sobre la mesa para complicar la agenda política y un día se levantaron a la mañana y, a las 8, se enteraron de que la infraestructura de las escuelas de la provincia de Buenos Aires es un desastre. Acá en San Miguel, teníamos 84 escuelas cerrada. Esta semana se volvió a clases en 20, pero bajando la llave de gas. Entonces, es una situación muy precaria que no resuelve la cuestión de fondo. Hoy los directores de las escuelas son los que están al frente de una bomba de tiempo y tenemos que darle el apoyo en la toma de la decisión, porque recibe presiones tanto de la gestión, como de los padres.

-Las escuelas de la provincia no parecen contar con los controles con los que sí cuentan otros establecimientos…
-Siempre se iniciaban las clases sin habilitación. Se construían edificios, se aprobaban edificios, se hacía la instalación de gas y la eléctrica sin la habilitación correspondiente. Hoy podemos ir a cualquier escuela de la provincia de Buenos Aires y no vamos a encontrar el cartel de local habilitado. Yo voy a un local de ropa, de sanitarios o del rubro que fuere y tiene que decir local habilitado. Pero en las escuelas públicas de la provincia, donde van los hijos de los ciudadanos bonaerenses, donde van los hijos de los que deciden qué gobierno tenemos, no les importa si está habilitado o no el edificio. Cuando existe esta ausencia y este abandono del Estado, hay que mirar la gestión. Nosotros fuimos muy críticos de la gestión de Felipe Solá y de Daniel Scioli, al que le hicimos más de 120 días de paro. Por lo tanto, esto no es político partidario, es político sindical. Hay una posición muy clara de Udocba de luchar y de discutir las condiciones de trabajo, pero también de los edificios a los que van los hijos de los ciudadanos bonaerenses.

-¿Hubo una toma de conciencia del gobierno bonaerense a partir de lo ocurrido en Moreno?
-No la vi a la gobernadora expresar sus condolencias, solo un pequeño tweet de tres renglones y nada más; no se hizo cargo. Sí se nota una gran ausencia en la toma de decisiones sobre temas de infraestructura. Debería haberse puesto al frente de todos los ciudadanos bonaerenses y decir cuál era la propuesta concreta, la estrategia para resolver la situación. En Moreno, hace casi un mes que no hay clases, en ninguna escuela, y ¿a qué político le importa? Hoy en San Miguel hay 62 escuelas sin clases, y ¿a quién le importa? No la veo a la gobernadora desesperada pidiendo que haya clases; queremos que haya clases en las escuelas de la provincia, queremos ir a nuestro trabajo, los chicos también quieren ir a la escuela; pero en condiciones. No hay una propuesta de fondo que resuelva el problema y la gobernadora es la única responsable, fundamentalmente por ausencia y por omisión. Vidal debió estar en Moreno, debió dar sus condolencias, debió dar la cara y hoy debe resolver en serio el reclamo de los docentes, porque hoy es una gobernadora ausente y que demuestra incapacidad. Este es un gobierno chicanero que tiene al docente por objeto y no como sujeto de derecho, y que entiende a la educación pública como un gasto y no como una inversión, y por eso la maneja a través de un Excel pero no da respuestas a las demandas de la población en general. Es un gobierno que no dialoga, se manejan como patrones, se sienten más cómodos dando órdenes a los directores que negociando con los sindicatos porque esa sería una negociación de iguales y eso los incomoda.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un comentario

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *