La Primera

El SOMU San Fernando exige que la Cámara de Lanchas y Catamaranes respete la cláusula gatillo

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) Seccional San Fernando dio a conocer el estado de situación de las paritarias y las negociaciones en los tres sectores en los que tiene injerencia: lanchas y catamaranes, arena y piedra, y paleros. Al respecto, el secretario regional, Hernán De Corte, le dijo a La Primera: “Somos conscientes de la grave crisis que atraviesa la sociedad y peleamos en todos los frentes con madurez”.

-¿Cómo está la situación en el sector de lanchas y catamaranes?
-Vemos que se puede generar un conflicto importante en este sector. Porque nosotros firmamos en el acta paritaria de 2018 una clausula gatillo, es decir un acuerdo automático que tiene que ver con la adecuación de los salarios de los trabajadores a la inflación. Ahora, la Cámara de Lanchas y Catamaranes nos dijo que no van a poder cumplir con lo firmado porque el subsidio al transporte no apareció. Ante esto, nosotros nos preguntamos: ¿Qué culpa tienen los trabajadores que la Secretaría de Transporte no le haya otorgado el subsidio a las empresas? Por eso, exigimos que los compañeros que trabajan en estas empresas cobren el 26% que les corresponde para cumplir con la clausula gatillo antes de empezar a discutir la paritaria 2019. Y la realidad es que el turismo favoreció a la Cámara de Lanchas y Catamaranes en base al precio del dólar que permitió la llegada de turistas extranjeros y eso hizo que se trabajara bien en el Delta. También hay que decir que la falta de ese subsidio al transporte fluvial de pasajeros sigue siendo una problemática que es necesario resolver. Si bien ahora se implementó la SUBE por todos los conflictos que tuvimos nosotros, ese beneficio aún no está funcionando.

-Cuando las empresas no quieren pagar aumentos apelan al llamado Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC), ¿ustedes han tenido que lidiar con esa situación?
-Sí, la que primero echó mano a esto fue la empresa Cacciola, que pertenece al grupo Ersa, que es una empresa importante de Corrientes y el presidente es Juan Carlos Romero. Estábamos en un conflicto con ellos por el despido injustificado de tres trabajadores el año pasado, interviene el Ministerio de Trabajo y dicta la conciliación obligatoria y se retrotrae todo y reincorporan a los compañeros. Termina la conciliación y vienen los abogados del grupo y nos dicen de repente que la empresa no puede sostener a esos trabajadores porque están en concurso de acreedores. Nunca antes en todos los meses de audiencia dijeron nada de la crisis de la empresa. Nosotros estamos firmes en sostener la reincorporación de los tres trabajadores porque uno tiene 30 años en la empresa, otro 16 y otro 12 años de antigüedad. Ahora que el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) está de moda, los empresarios del sector de Lanchas y Catamaranes solicitaron el suyo. Hay que aclarar que si bien el PPC es legal, lo están usando de manera ilegal porque ellos van al Ministerio y hacen el pedido y enseguida en seis días les dan apertura y ya están con un PPC. Hoy tenemos una Secretaría de Trabajo que está totalmente en contra de los trabajadores. Concretamente, la empresa que ya tiene otorgado un procedimiento es Cacciola, que ya está en concurso de acreedores.

-¿Y cómo está la situación del sector arenero?
-La situación no es optima. Hace pocos días tuvimos un conflicto con los dueños de Silos Areneros porque se habían pasado dos días de la fecha estipulada de pago y no habían cumplido. Entonces se resolvió como medida de fuerza demorar los barcos y eso produjo que apareciera la plata, y los barcos siguieron trabajando que es lo que nosotros como trabajadores queremos. Los empresarios nos dicen que la situación está mal. En el caso de Silos, ellos tienen siete barcos parados, y para que se den una idea de la situación en San Fernando hay cerca de 20 barcos parados de la flota arenera.

-Y en el sector de los paleros, ¿cómo se encuentra la negociación?
-El sector de los paleros, que representa a todos los trabajadores de la madera, tuvo en el 2018 un aumento salarial del 24%, más un bono sectorial de 6.000 pesos más el bono del gobierno de 5.000 pesos que se pagó en dos cuotas. Ahora, estamos pidiendo una recomposición salarial que tiene que ver con el desfasaje con respecto a la inflación del año pasado.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *