Nacionales

El modelo golpea sin piedad a los asalariados

El Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), que depende de la CTA de los Trabajadores, presentó su informe de coyuntura de diciembre. Este documento analiza distintas variables de la economía, como salario, inflación, consumo, desocupación y empleo registrado de un año marcado por los números negativos que presenta la gestión de Mauricio Macri.

El informe elaborado por Mariano Barrera, Mariana L. González y Pablo Manzanelli destaca que la inflación fue siempre superior a la recuperación salarial. “La caída del consumo obedeció, en buena medida, a la contracción del salario real. En el marco de la elevada inflación, el poder adquisitivo viene sufriendo fuertes caídas que se volvieron dramáticas en los últimos meses. El salario real promedio registrado del sector privado tuvo en octubre una caída interanual del 10,6%. Este descenso implica que el nivel salarial es 13,3% inferior al vigente antes del inicio del gobierno de Cambiemos”, expresa.

Evalúa también el impacto que arrojó el “bono de fin de año” sobre el poder adquisitivo de los trabajadores. “En este escenario, en el mes de noviembre, se estableció mediante el Decreto 1023 una asignación no remunerativa de $ 5.000 para los asalariados del sector privado. Esta suma está muy lejos de cubrir la pérdida del poder adquisitivo que sufren los salarios. Para una remuneración equivalente al salario mínimo, vital y móvil, el bono cubriría algo más de la mitad de lo perdido en 2018, y la proporción se reduce significativamente para salarios superiores. Para el salario promedio, alcanza sólo al 17,4%”, remarca.

Este análisis que produce la CTA se ocupa también de una grave falencia de la gestión de Cambiemos: la desocupación. Al respecto, señala: “en el 3° trimestre del año se verificó un aumento interanual significativo en la tasa de desocupación, que se ubicó en el 9,0% mientras que había sido 8,3% en el mismo trimestre de 2017. A nivel país se pueden proyectar casi 1,9 millones de desocupados, 180.000 más que hace un año. La mayor desocupación obedeció a un aumento de la tasa de actividad (entre las mujeres), ante una tasa de empleo estancada (y en caída para los varones). Varios aglomerados tuvieron tasas de desocupación superiores a este 9% promedio. Se destacan el Gran Buenos Aires (10,5%), Santa Rosa (13,2%), Mar del Plata (11,8%), Gran La Plata (10,3%), San Nicolás y Villa Constitución (10,9%). La tasa de subocupación -que refleja la proporción de personas que trabajan menos de 35 horas semanales por causas involuntarias y están dispuestas a trabajar más horas- también tuvo un fuerte aumento, ya que pasó de 10,8% a 11,8% en el mismo período”.

El documento describe las áreas de mayor pérdida de puestos de trabajo. “La fase recesiva de los trimestres 2° y 3° se vincula, en lo esencial, a la sequía del agro, la fuerte contracción que experimentó la industria y la caída del comercio minorista y mayorista. En el 3° trimestre se advierte una moderación de la caída del sector agropecuario (del 31,3% al 5,2% interanual) y una mayor reducción de la actividad fabril y comercial, cuyos niveles cayeron 6,6% y 8,9%, respectivamente. También comenzó a reducirse la actividad en la construcción, que en el 2° trimestre registraba aún tasas de crecimiento. Atento al régimen económico que instauró Cambiemos, el único sector de actividad que mantiene tasas de crecimiento elevadas es la intermediación financiera, que se mantuvieron por encima del 5% en todos los trimestres de 2018”, explica.

Por último, cuantifica la crisis estructural que produjo este modelo. “En los primeros 9 meses del año, el empleo registrado mostró una importante caída, que alcanzó los 123.200 trabajadores (-1,0%). La disminución fue especialmente fuerte entre los independientes que tributan en el monotributo social y en los asalariados. Las mayores caídas en los asalariados del sector privado ocurrieron en la industria (-38.900), la construcción (-11.900), el comercio (-10.400) y el transporte (- 6.200). La industria es un sector que perdió constantemente puestos de trabajo desde que asumió Cambiemos y esta caída se aceleró en el marco de la recesión económica. El número de trabajadores industriales registrados, con una caída del 8,1%, ya es 101.500 menor que en noviembre de 2015. Por otra parte, las caídas en la construcción, el comercio y el transporte se vinculan directamente con la recesión económica”, concluye el estudio de CIFRA.

Compartir en:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *