Nacionales

Desde la CTA Autónoma advierten que el salario volvió a retroceder en el segundo trimestre

Un informe del Observatorio del Derecho Social de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA Autónoma) refleja un retroceso del salario en el segundo trimestre del año. Además, señala que la creación de empleos se explica por el incremento de monotributistas, trabajadoras de casas particulares y empleados públicos.

En el segundo trimestre del año, se registró un total de 207 conflictos laborales, lo que implica una caída del 13% respecto del mismo período del año anterior. Esta merma se explica exclusivamente por la reducción de los conflictos en el sector privado a nivel de empresa, que pasaron de 73 en el segundo trimestre de 2016 a 46 en el mismo período de este año.

Por el contrario, los conflictos en el sector público y en el sector privado a nivel de actividad se mantuvieron sin mayores variaciones, tanto en la comparación con el mismo trimestre del año anterior como respecto del primer trimestre de este año.

Los motivos de la conflictividad laboral continuaron mostrando un patrón diferenciado según los distintos sectores y niveles. En el sector público, los reclamos salariales siguieron siendo los mayoritarios. Por su parte, en el sector privado estos reclamos predominaron en los conflictos por actividad, mientras que a nivel de empresa el 80% de los reclamos se vincularon con situaciones de crisis.

A lo largo del primer semestre del año, la respuesta estatal y patronal a los reclamos de los trabajadores incluyeron al menos 29 detenciones de dirigentes y activistas, 12 casos de represión física y 25 casos de amenazas, presecuciones y amedrentamientos contra los impulsores de los conflictos.

Por otra parte, la negociación colectiva durante el primer semestre de este año mostró un comportamiento diferenciado. Por un lado, se profundizó la caída de las homologaciones de convenios colectivos de trabajo (tan solo un convenio por actividad y 17 convenios por empresa). Por el otro, se duplicaron los acuerdos a nivel de actividad, principalmente como consecuencia del desdoblamiento de muchas negociaciones durante 2016.

Los acuerdos salariales celebrados en la primera mitad de este año establecieron en su gran mayoría incrementos de entre el 20% y 25% anual. Casi todos los entendimientos distribuyeron el aumento en cuotas a lo largo del año.

En tanto, en lo que va del año, el salario real de los trabajadores registrados del sector privado volvió a mostrar un retroceso, cayendo en febrero y marzo. Si bien en abril y mayo volvieron a registrarse incrementos interanuales, esta situación se vincula con el hecho de realizar una comparación con el momento más crítico de 2016. Sin embargo, no hay evidencia de que el salario real esté incrementándose, más bien todo lo contrario.

La cantidad de trabajadores registrados en el sector privado volvió a retroceder en abril y mayo, en gran medida debido a razones estacionales. En la comparación interanual, el empleo registrado se encuentra, en términos absolutos, en valores similares a los de 2015 y 2016. Por el contrario, la creación de puestos de trabajo en este período se explica fundamentalmente por el incremento de los monotributistas, las trabajadoras de casas particulares y los asalariados del sector público.

Dentro del ámbito privado, el sector que mostró un mayor dinamismo en los últimos meses fue la construcción. Desde julio de 2016 (punto más bajo de la serie), el empleo general creció en promedio un 0,8%, mientras que en la construcción subió un 8,2% y en las empresas constructoras de más de 100 trabajadores alcanzó un 23,6% de aumento.

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *